Comunicado de MANAIA sobre la situación de las familias afectadas por las nuevas condiciones para adoptar en Etiopía y Burundi.

Después de examinar y analizar la información recibida, desde MANAIA queremos expresar lo siguiente:

  • Entendemos la difícil situación en la que se encuentran las familias afectadas, obligadas a elegir entre el cierre de sus expedientes y el “rescate” a una OAAI (antes ECAI) en la que ya no confían, y por ello pensamos que para tomar este tipo de decisión tienen que contar con información real sobre el destino del dinero que aportaron en su día y el que se les solicita aportar ahora y con la máxima información por parte de ADDIS Galicia sobre la situación de sus expedientes.
  • Queremos señalar que el supuesto compromiso por parte de ADDIS Galicia es hacer asignaciones pero en ningún momento pueden ofrecer ningún tipo de garantía de la resolución de los 20 expedientes, 10 en Etiopía y 10 en Burundi, que se comprometen a tramitar ni, mucho menos, garantizar su supervivencia como entidad tramitadora.
  • En estos momentos, la situación política en Etiopía y Burundi es muy inestable, y todos sabemos que hay familias asignadas hace más de un año que aún no han viajado, por lo que pensamos que no existen las condiciones necesarias para continuar con los trámites necesarios para una adopción con las necesarias garantías. Conocemos lo duro que resulta cerrar un expediente de adopción, y con él un proyecto de vida, pero también sabemos que es mucho mayor el dolor de tener que renunciar a un expediente con nombre y foto.
  • Por otro lado, la solicitud de un donativo directo al orfanato no está dentro de lo que desde MANAIA entendemos como adopciones éticas. Además, en este caso tenemos indicios como para pensar que puede no ser siquiera legal, ya que parece que los donativos que se solicitan a las familias no están controlados por las autoridades que en Etiopía tienen competencia sobre la materia y porque este dinero tampoco se refleja en en la información ofrecida por la Xunta de Galicia.

El ISS, Servicio Social Internacional, en su “Manifiesto por una ética de la adopción internacional” (2015, pp 39) señala a este respecto:

Se pide a menudo, incluso se exige, a las futuras familias adoptivas, hacer una donación al centro que acoge o ha acogido a su hija o hijo. Algunas futuras familias adoptivas proponen ellos mismos una donación, motivados generalmente por el sentimiento de ayudar así a los niños “dejados atrás”. Que estas donaciones sean requeridas y/o efectuadas antes , durante o después de los procesos de asignación y de adopción, plantea grandes preocupaciones en el sentido de que pueden incitar a los centros de acogimiento a poner el mayor número posible de niñas y niños “a disposición” de las futuras familias adoptivas . Para prevenir y luchar contra estos abusos, estas donaciones deberían estar prohibidas antes de la adopción, como lo preconiza la Conferencia de la Haya. Las donaciones concedidas una vez la adopción terminada deberían, por su parte, ser transparentes y estar sometidas a control. La Conferencia de la Haya sugiere sobre este punto la instauración de algunas garantías
por los estados

  • “las donaciones no deben ser en efectivo, sino a través de transferencia bancaria y depósitos directos en una cuenta bancaria;
  • las Autoridades Centrales del estado de origen y del estado de recepción deben ser notificadas cuando ha sido realizada una donación;
  • los organismos que reciben las donaciones deben tener mecanismos contables adecuados y debe hacerse un examen cuidadoso de las cuentas como parte de la supervisión de los organismos acreditados en aplicación del artículo 11” (GBP1, 246)

También la Conferencia de la Haya en la publicación “Acreditación y organismos acreditados para la adopción. Principios generales y guía de buenas prácticas No 2” (2013), señala que:

  • “es necesario distinguir estos pagos de los costes de la adopción” (que en España deben ser expresamente aprobados por la autoridad que acredita a las OAAI).
  • “las contribuciones exigidas por el organismo acreditado a los futuros padres adoptivos (…) pueden ser para determinadas instituciones (por ej., para los costes de cuidado del niño), o para proyectos de cooperación del organismo acreditado en el Estado de origen. (…) El pago no constituye necesariamente una obligación legal, y los organismos acreditados pueden pre-
    sentar la petición en términos de ‘contribución encarecidamente recomendada’, pero en la práctica es ‘obligatoria’ para los futuros padres adoptivos en la medida que su solicitud no será tratada si no se hace el pago”. (p. 92-93)
  • La guía desalienta estos “pagos directos a las instituciones debido a los posibles dilemas éticos vinculados con los mismos” (p. 93)
  • “Durante el procedimiento de adopción no se deberían solicitar donaciones ni a los organismos acreditados, ni a los futuros padres adoptivos. De este modo, se evita que las donaciones influyan en la asignación de los niños. Desafortunadamente, a veces, estas “donaciones” son exigidas en una etapa avanzada del procedimiento de adopción por una persona
    en la institución o por un funcionario, y los donantes pueden sentir que deben pagar para que
    su adopción avance. Esta práctica es muy poco ética y debería ser ilícita”. (p. 94)

Y también indica que:

5.6 Ayuda al desarrollo, proyectos de cooperación, contribuciones y donaciones

  1. Toda ayuda al desarrollo, los proyectos de cooperación, las contribuciones y donaciones deben mantenerse separados de las actividades en materia de adopción.
  2. Toda ayuda al desarrollo, los proyectos de cooperación, las contribuciones y donaciones deberían proporcionarse con el único fin de asistir a un Estado de origen en la mejora de su sistema de protección de la infancia, y no deberían depender del número de adopciones internacionales, o tener el propósito de influir en decisiones vinculadas con adopciones específicas o en el número de adopciones.
  3. Los organismos acreditados deberían aconsejar a los futuros padres adoptivos que no hagan donaciones de dinero directamente a las instituciones o a los individuos relacionados con su procedimiento de adopción en curso. Las donaciones de material, como material médico, juguetes, capacitación y materiales educativos, pueden permitirse. (Anexo 1-6 )

Es por todo esto que no nos queda otra opción que recomendar a las familias no continuar adelante con sus expedientes, ya que las garantías con las que cuentan no son suficientes y creemos sinceramente que decidir continuar sería como echar un moneda al aire y esperar que caiga de canto.

En caso de seguir adelante con el proceso, recomendamos a las familias:

  • que exijan a ADDIS Galicia información real y veraz sobre todas las acciones a realizar y, como no, la máxima transparencia en todo el proceso.
  • que exijan a la Xunta de Galicia que revise y controle cada una de las cantidades que se incluyen en la nueva resolución y que audite todos y cada uno de los movimientos del OAAI. Nosotros no podemos valorar si las cantidades solicitadas para el mantenimiento de la OAAI durante un año son apropiadas, ya que carecemos de la información precisa para hacer dicha valoración, aunque entendemos que los costes facilitados por la administración gallega son los correctos, ya que aumentar esos gastos sin que realmente sean necesarios no beneficiaría en nada a esta última
  • que no realicen ninguna acción que después no sean capaces de contarle y explicarle a su futura hija o hijo.

Por último queremos manifestar a las familias afectadas que, tomen la decisión que tomen, siempre podrán contar con el apoyo de esta asociación.

Un saludo

La Junta Directiva

Documentos:

Deixa un comentario

*